Alasitas bolivianas

 En Bolivia el Año Nuevo comienza el 24 de enero con la Fiesta de las Alasitas o “fiesta de la abundancia”, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2017 .

Los bolivianos reciben el año con una fiesta que gira entorno a las tradiciones indígenas. Es una celebración en honor al dios Ekeko, el que cumplirá los deseos que sean colocados en su cuerpo, lo que asegura que se conviertan en realidad.

La palabra alasita, viene del aymara y significa cómprame. El pueblo aymara es una de las etnias más extendidas por Sudamérica por lo que esta celebración se lleva a cabo también en algunos otros países de la región, como lo son Perú y Chile.

Esta fiesta combina elementos indígenas y católicos de modo que los ciudadanos llevan sus figuras a bendecir por un sacerdote andino antes de ofrecerlas a la deidad aymara de la abundancia, el dios Ekeko.

La celebración inicia al mediodía del 24 de enero, pero se extiende alrededor de un mes en el que vender, comprar, intercambiar y regalar alasitas se convierte en la acción principal, fechas y matices dependerán de cada región.

Al mediodía del 24 de enero se celebra un ritual con las figuras alasitas, consiste básicamente en rociarlas con alcohol y pétalos de flores; un sahumerio, adornos coloridos y oraciones tanto católicas como prehispánicas, con la esperanza que Ekeko conceda las peticiones.