12. abr., 2022

¿Español o castellano?


Según la Real Academia Española, “para designar la lengua común de España y de muchas naciones de América, y que también se habla como propia en otras partes del mundo, son válidos indistintamente los términos castellano y español”. Es decir, son términos sinónimos y que se pueden usar indistintamente, sin que desde el punto de vista linguístico haya diferencia alguna, aunque la RAE da preferencia al término español por ser menos ambiguo para referirse a la lengua común de millones de personas en el mundo y el término castellano para referirse al dialecto que se hablaba en la Edada Media en España.

La polémica tendría entonces la base histórica de cómo el castellano pasó a ser la lengua común y a partir de qué momento se le empezó a denominar también español.
Para entender esto nos tenemos que remontar a la Baja Edad Media y al origen del castellano romance surgido como dialecto procedente del latín que se hablaba en Hispania y que fue dividida en dos por la conquista musulmana, los llamados Reinos cristianos y Al-Andalus.

A consecuencia de esta fragmentación, se desarrollaron en los territorios reconquistados dialectos derivados del latín llamados románicos, entre ellos el castellano, el gallego, el catalán, el leonés y el navarro. A medida que iba avanzando la Reconquista castellana de los territorios pertenecientes al Al-Andalus, estos iban siendo incorporados al Reino de Castilla y adquirían el dialecto castellano como lengua.

Con el final de la Reconquista en 1492 por los Reyes Católicos y la unificación de los territorios se comienza a utilizar el término ”español“ para referirse al idioma común que será utilizado en la formación del Estado posteriormente denominado España.
Además en 1492 habrá dos hechos históricos decisivos para la expansión del castellano o español: uno será la publicación en 1492 del primer manual de Gramática Castellana por Antonio de Nebrija en el cual se fijan las primeras reglas de la lengua castellana y su aprendizaje y el otro hecho será la realización del primer viaje de Colón en 1492 auspiciado por Isabel de Castilla y la posterior Conquista de América por parte de la Corona de Castilla que hicieron que el castellano o el ya denominado español se extendiese por los nuevos territorios americanos con un manual de reglas gramaticales fijadas para su facilidad en la enseñanza y en su aprendizaje.

A partir de entonces se ha usado el término español o castellano indistintamente, incluyéndose uno u otro término en las diferentes Contituciones de las Repúblicas americanas nacidas de la Independencia del Imperio español.

En la actual Constitución Española, se usa el término castellano como referencia (y no español) para designar la lengua oficial del Estado, ya que en España hay otras lenguas cooficiales en las correspondientes Comunidades Autónomas como son el catalán, el vasco y el gallego que también son lenguas españolas , reconociéndose así la pluralidad linguística y cultural de España.